Represión estudiantil en Francia

Con gases y palos, la policía francesa le puso fin a la toma de la historica universidad de Sorbona

Los estudiantes protestan por la nueva ley del gobierno que permite dar trabajo hasta por dos años a jóvenes menores de 26 y despedirlos sin indemnización.

La policía ingresó en la Sorbona a las 4 de la mañana de ayer, donde al menos 300 estudiantes ocupaban el anfiteatro y el patio central. En el piano, un estudiante ejecutaba un concierto de Mozart cuando la policía antimotines avanzó sobre la barricada.

“No pedimos más que estabilidad laboral, independencia económica de nuestros padres, dignidad salarial y justicia para los “sin papeles”. Que no nos traten como mano de obra descartable. Estudiamos años, somos modernos, educados. ¿Por qué a nosotros?”, insistía Florian, estudiante de Filosofía y uno de los líderes de la protesta.

La policía entró por una puerta trasera en plena madrugada. La cacería terminó en la calle, que fue cerrada al tránsito. Los estudiantes de la Sorbona no estaban solos. Según ellos, hay otras 45 universidades en huelga y tomadas. El gobierno cree que son en realidad 8, y que otras 25 “sufren perturbaciones”.
Hasta el viernes por la tarde, la ocupación parecía un picnic del día de la primavera pero bajo un frío polar y una lluvia torrencial. Los reclamos eran distintos al de “Pidamos lo imposible” de los días de Danny, el Rojo. Era más dramáticamente realista: querían seguridad laboral y un futuro. Los “okupas” estaban hambrientos y sin fondos. Hasta entonces el mayor acto represor policial había sido prohibir el “delivery” de baguettes, que un solidario dueño de un restaurante intentaba hacer por una ventana.

Nota completa en Clarin.